Alcachofas con Zumo de Naranja

Alcachofas con naranja 1.jpg

La base de la salud es cuidar nuestro cuerpo siempre con un estilo de vida saludable: una alimentación saludable, natural y libre de refinados, con deporte regular, con horas de descanso, rodeándote de gente que te quiera y te llene de energía, etc.

Así es que hoy, para seguir en esa línea de cuidarnos, he preparado un plato delicioso a base de alcachofas con zumo de naranja. Una delicia donde se combinan los beneficios de la naranja y su vitamina C y de las alcachofas. ¡Una bomba de salud!!!

En otoño y en invierno disfrutamos de una deliciosa hortaliza como la alcachofa que, además de estar deliciosas, son muy depurativas, y tienen muchas propiedades digestivas:

 

  • Tienen propiedades diuréticas, eliminan la retención de líquidos del cuerpo y eliminan toxinas. Ideal para problemas de gota, artritis, enfermedades hepáticas, problemas circulatorios y para reducir grasas.

  • Tratan enfermedades como el ácido úrico, el reuma y problemas de cálculos en la vesícula

  • Combaten el colesterol

  • Regulan el estreñimiento y las diarreas

  • Alivian la acidez de estómago

  • Ayudan a mejorar los problemas de tensión alta

  • Ayudan a controlar el apetito, gracias a sus fibras vegetales, ya que absorben el agua del estómago dando sensación de saciedad

  • Son ricas en vitaminas y minerales como: magnesio, potasio, sodio, hierro, vitamina A, vitaminas B, transforma el azúcar en energía…

Además, en esta receta contamos con los beneficios de la vitamina C, ideal para este periodo del año en el que estamos muy susceptibles de constiparnos. Así es que tenemos que nutrirnos bien para fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Los frutos secos que incluye esta receta también nos proporcionan las grasas saludables necesarias para nuestro organismo.

 

Ingredientes

2 personas

 4 alcachofas limpias, sin hojas

Zumo de dos naranjas

Ralladura de la piel de dos naranjas

Aceite de oliva extra virgen

Pimienta negra recién molida

Sal no refinada

50 gr de avellanas o nueces troceadas

Un puñado de perejil fresco picado fino

 

Preparación

 1.- Lavar y limpiar las alcachofas quitándoles las hojas de fuera y cortándoles un tercio de la punta. Pela también el tallo y consérvalo, es una delicia y tiene muchas propiedades

2.- En una sartén, con un poco de fondo, echa un poco de aceite de oliva, pon las alcachofas a cocer con el zumo de las naranjas, la ralladura de piel, un poco de sal y de pimienta durante unos 15 minutos a fuego lento y tapado hasta que las alcachofas estén tiernas.

3.- Servir en un plato y echarle por encima las avellanas y nueces picadas y un poco de perejil

Alcachofas con naranja 2.jpg

Una receta muy depurativa y muy fácil de hacer. ¿Te animas a prepararla? Si te animas a hacerlo puedes colgarlo en Instagram etiquetándome: #analarriuthealthcoach. ¡Me encantará ver el resultado y saber si te ha gustado!

¡Espero que te guste tanto como a nosotros! ¡Disfruta!

 

¿Qué hacer con las hojas de alcachofa que hemos quitado al limpiarlas? Se puede hacer un caldo depurativo que podrás beberte o añadir a alguna crema.

Para hacer el caldo utiliza las hojas, una cebolla entera y una hoja de laurel. Déjalo cocer durante unos 25 minutos a fuego lento. Fíltralo y ¡tu caldo está listo!

 

Bacalao Noruego Skrei con Verduras al Wok & Cúrcuma

Bacalao con verduras.jpg

En muchas ocasiones a la gente le aburre el pescado porque no sabe cómo prepararlo. El pescado da mucho más juego que a la plancha con sal y aceite; hay ideas muy divertidas para dar alegría a un plato de pescado. Hoy te traigo una receta de lo más fácil y rápida que puedas preparar y además es una delicia!

Un segundo plato súper nutritivo por su buena calidad de proteínas, como es el bacalao. En febrero hay una variedad llamada ‘Skrei’ que viene desde Noruega. Es un pescado muy ‘sibarita’, de sabor fino y delicado y tiene una época muy corta. Se encuentra en el mercado entorno a San Valentín. Nos encanta consumir este pescado blanco en su versión en fresco (no tiene por qué ser la variedad ‘Skrei’ que, como he dicho, sólo se encuentra durante un mes al año.

El bacalao, como en general todos los pescados, es rico en minerales, pero éste sobre todo es rico en potasio y fósforo. El potasio es un mineral indispensable para el buen funcionamiento del sistema nervioso y para la actividad muscular entre algunos de sus beneficios. El fósforo también es un mineral indispensable para el buen funcionamiento del sistema nervioso e interviene también en la actividad muscular, es un mineral que está más presente en los dientes y huesos y participa en procesos de obtención de energía.

También es rico en vitamina B12 y en colágeno. El colágeno es una proteína presente en los huesos, los tendones, la piel, las uñas, el pelo, la musculatura, órganos, etc. La producción de colágeno de nuestro organismo se ve reducida con el paso de los años, y cuando llegamos a los 40 tenemos producimos la mitad de lo que producíamos en la adolescencia lo cual implica un consecuente envejecimiento acelerado que podemos paliar y frenar con una dieta rica en colágeno.

En el bacalao, la mayor parte del colágeno se encuentra en la piel, con lo que, lo ideal, sería comerse todo excepto las espinas. Las espinas también las puedes aprovechar, junto con la cabeza, para hacer un caldo remineralizante y utilizarlo en cremas, o simplemente, bebértelo.

Si necesitas ideas para preparar el pescado de una forma sencilla y saludable, ¡ésta te encantará! ¡Porqué se prepara en 15 minutos y además no ensucias prácticamente nada en la cocina!

Las verduras las haremos al wok. La temperatura en esta forma de cocinar es alta (cosa que solemos desaconsejar), pero en el caso del wok está muy bien porque hay que hacerlas muy rápido, entonces se tuestan un poco por fuera y el interior queda bastante crudo y crujiente, con lo cual la verdura u hortaliza mantiene casi al 100% sus enzimas y todas sus propiedades nutricionales.

 

Es una receta también anti-inflamatoria gracias a la cúrcuma. Para que el organismo absorba bien la curcumina y, por tanto, se beneficie de todas sus propiedades, es necesario siempre añadir pimienta negra recién molida, si es posible.

 

Ingredientes

4 personas

1 lomo o 4 rodajas gruesas de bacalao fresco

1 cebolla grande cortadas en trocitos

½ patata dulce (boniato) cortada en dados

½ pimiento rojo cortado en dados

½ calabacín cortado en dados

½ hinojo cortado en juliana

¼ de col romanesco (o similar: brócoli o coliflor)

1 cuchara sopera de cúrcuma en polvo

Una pizca de pimienta negra molida

Aceite de oliva Virgen Extra

Sal marina (Himalaya o Malon)

 Hierbas aromáticas (cilantro o perejil)

 

 

Preparación

  1. Haz las verduras al wok con un poco de aceite. Se hace a fuego alto, en una sartén de wok, y se mueven todo el tiempo con dos cucharas de madera para que no se quemen (¡eso no puede pasar!). Cuando estén hechas añadir un poco de aceite de oliva virgen extra y la cúrcuma y con el molinillo de la pimienta negra le damos un par de vueltas sobre las verduras. Volver a mover para mezclar. Añadir un poco de sal al gusto. Reservar.

  2. En una sartén aparte, con 3 cucharadas soperas de aceite, hacemos el bacalao a fuego medio. Sin que salga humo. Una cocción suave. Lo haremos con la piel hacia arriba para que proteja el pescado y no se reseque.

  3. Servir en un plato, con la piel hacia abajo, echar un poco de sal al gusto (recomiendo del Himalaya o Maldon) y servir con las verduras por encima. Échale un chorrito de aceite por encima.

  4. Puedes decorar tu plato con un poco de cilantro u otra hierba aromática.

¡Espero que te guste! ¡Disfruta!

Si te ha gustado y te animas a hacer este plato alguna vez, puedes colgarlo en Instagram etiquetándome: analarriuthealthcoach. ¡Me encantará ver el resultado y saber si te ha gustado!