depurador

ACELGAS CON JENGIBRE, UVAS PASAS & NUECES & CREMA DE PATATA DULCE ANTI INFLAMATORIA

Acelgas sobre cama de patata dulce 5.jpg

¿Qué hay más injusto que la fama de la acelga de ser una verdura aburrida? Vamos a ver si con esta receta damos un giro a esa imagen de aburrimiento por algo más divertido y colorido!

En una alimentación limpia y consciente no pueden faltar las hojas verdes. Tenemos mucha variedad : espinacas, acelgas, rúcula, kale, hierbas aromáticas, etc.

Recordad la importancia de comer verduras de hoja verde para alcalinizar el Ph de nuestra sangre, sobre todo las de hoja verde, gracias a su clorofila.

¿Por qué son tan importantes las verduras de hoja verde?:

* Por su gran contenido en clorofila
* Por sus propiedades alcalinas
* Capacidad depurativa
* Aporte de micronutrientes
* Aporte de fibra

La acelga es un alimento muy útil para lograr una dieta equilibrada ya que ofrece, además de vitaminas y minerales, pocas calorías, pocas grasas y mucha fibra. Por su sabor, textura y color la encuentro fascinante. Y si miramos su valor nutricional te acabará de enamorar.

Sus hojas, verdes y brillantes, contienen pigmentos con virtudes antioxidantes, lo que unido a su riqueza en betacaroteno y vitamina C ayuda a prevenir el cáncer. Éstas son algunas de sus principales indicaciones:

1. Refuerza los huesos: la acelga es una fuente excelente de calcio

2. Ayuda a adelgazar: es un alimento que satisface el apetito con un escasísimo aporte calórico, con lo cual es interesante tenerla en nuestra dieta. Es un plato ligero que puede formar parte de la cena y te ayudará a mantener tu peso ideal.

3. Evita el estreñimiento: las acelgas son ricas en fibra y tienen gran poder emoliente y suavizante del tracto intestinal.

4. Combate la anemia: gracias a su alto contenido en hierro. Es interesante tener en cuenta que este hierro será mejor absorbido gracias a la vitamina C que ya posee la acelga en abundancia.

Es cierto que la acelga tiene un sabor a ‘tierra’, que quizá sea lo que la haga ‘aburrida’ pero podemos conseguir un gran cambio si la combinamos con otros alimentos para suavizar ese sabor. A mí, me encanta esta receta ya que tiene uvas pasas y les da un toque de dulzor muy agradable y se comen solas!! A mis hijos les encantan!

Además, esta receta la he preparado sobre una cama de patata dulce, un excelente super alimento, con cúrcuma y jengibre que la hace ser muy anti inflamatoria, con lo cual ayuda a mantener el Ph de nuestro cuerpo neutral

Ah, otra cosa antes de daros la receta! La forma de cocción de los alimentos en general es muy importante para mantener al máximo los nutrientes. Recomiendo hacerlas al vapor o bien en una sartén a fuego medio, con la tapa puesta, durante unos 7-8 minutos.

Acelgas sobre cama de patata dulce 6.jpg


¡Y ahora sí que sí te cuento la receta!!!

Ingredientes acelgas

4 personas

1 ramo de acelgas sin las pencas (se utilizarán en la crema de patata dulce)

1 cebolla grande cortadas muy finita

3 cms de jengibre picado muy finito

1/4 de taza de uvas pasas corintias

1/4 de taza de nueces

Aceite de oliva Virgen Extra

Sal marina (Himalaya o Malon)

Ingredientes crema de patata dulce anti inflamatoria

1 patata dulce

pencas de las acelgas

3 cms cúrcuma fresca

pimienta negra recién molida

2 cms jengibre

1 cc comino en grano

Sal marina (Himalaya o Malon)

Preparación

  1. Echa un poco de aceite en una sartén grande (8 cucharadas) y, a fuego lento, al mínimo, fríe la cebolla picada y el jengibre (durante unos 8 - 10 minutos). Es importante que el fuego no esté alto para que no humee ni se queme. Se puede echar un poquito de agua para que la cocción sea más suave.

  2. Lavar bien las acelgas. Separa las hojas de la penca y reservar estas últimas. Cortarlo en trozos pequeños. Cuando la cebolla y el jengibre estén listos añadimos las acelgas cortadas y le ponemos la tapa. Dejaremos que se haga a fuego lento durante 5 minutos.

  3. Sazonar con sal no refinada. Añadir las uvas pasas y las nueces troceadas con las manos. Añadir un poco de sal y reservar.

  4. Para preparar la crema de patata dulce pelaremos la patata dulce, la trocearemos en trozos grandes y la echaremos al aparato a vapor, junto con las pencas de las acelgas, previamente troceadas. También se hará al vapor el jengibre y la cúrcuma.

  5. Cuando todo esté hecho al vapor lo pasaremos a la batidora, junto con el agua que recoge el zumo de las verduras. Añadiremos el comino, la citronela y un poco de pimienta negra recién molida y un poco de sal. La idea de esta crema es que sea bastante densa, con lo cual no añadiremos agua extra para poder conseguir dicha textura.

  6. Para servirlo: poner una base de crema de patata dulce, con la ayuda de un cazo. Servir sobre la crema las acelgas y añadir un chorrito de aceite por encima.

Una receta muy sencilla y deliciosa. Una comida o una cena ligera, antiinflamatoria, muy nutritiva y deliciosa para un sueño placentero y reparador.  ¡Espero que te guste!

Si te ha gustado y te animas a hacer esta receta alguna vez, puedes colgarlo en Instagram etiquetándome: @analarriuthealthcoach. ¡Me encantará ver el resultado y saber si te ha gustado

Acelgas sobre cama de patata dulce 1.jpg

SMOOTHIE ANTIINFLAMATORIO DE NARANJA, MANGO & FRESAS

¡Hoy te traigo una receta muy potente y rica en vitamina C y en otras muchas más cosas!

 

Smoothie naranja, mango & fresas.jpg

Las naranjas son una de las mejores frutas durante los fríos meses de invierno: jugosas, dulces y llenas de vitamina C! Es, en esta época del año, el mejor momento para tomar extra de vitamina C y evitar así los resfriados y gripe. La vitamina C ayuda a fortalecer nuestras defensas inmunitarias haciéndonos más felices y saludables; también fortalecen la parte emocional, fomentando un sentimiento general de alegría, bienestar y alegría.

Esta excelente fruta, que alcaliza el cuerpo, tiene muchos beneficios como prevenir el cáncer y las enfermedades renales, reduce el colesterol gracias a su fibra, mejora la salud del corazón, combate las infecciones víricas, favorece una buena visión y tiene muchos antioxidantes que protegen la piel.

 Con la llegada de la primavera van a ir desapareciendo del mercado y llegarán otras frutas de temporada como las fresas.

Las fresas nos alegran con sólo mirarlas. ¡Me encantan!! Es una fruta típica de primavera, así es que es ahora cuando hay que comerlas y no en invierno cuando vienen de otros lugares como América Latina. Recuerda que es importante tomar la fruta de ‘temporada’. 

Tendrían que ser siempre ecológicas ya que al no tener ninguna piel que las proteja, absorben todos los pesticidas. Es cierto que el precio cambia, pero es mejor consumir menos cantidad, pero de mayor calidad, de esta forma estás invirtiendo en tu salud y en la de los tuyos.

Además de ser una fruta deliciosa, las fresas nos miman gracias a sus propiedades: antiinflamatorias (como el jengibre de nuestra receta), diuréticas, depurativas (igual que el apio), con alto contenido en antioxidantes. Se recomienda su consumo siempre, pero además cuando hay mayor oxidación celular por motivos como el estrés, la contaminación, el tabaco, el alcohol, etc.  

 Las fresas son las reinas de las bayas, ricas y coloridas, adoradas por los niños, y ¡por los no tan niños! Desde un punto de vista nutricional son todo ventajas ya que contienen pocas grasas y pocas calorías y un alto contenido en fibra, vitamina C, antioxidantes, potasioácido fólico, lo que convierte a las fresas en una fruta necesaria durante el embarazo.

 ¿Quieres conseguir más información sobre ‘Los beneficios de las fresas’?

IMG-20180514-WA0151.jpg


Los aguacates contienen "grasas buenas" y también se le conocen como un súper alimento de belleza y fertilidad. Reducen el colesterol y son una excelente fuente de hierro, que es muy importante para evitar la anemia.

Con todo esto ya querrás saber la receta. ¡Allá va!:

 Ingredientes 

2 naranjas

½  mango

1 aguacate

4 fresas laminadas

1 cm de jengibre fresco

1 ramita de apio

1 zanahoria

Leche vegetal: arroz, almendras, avena, etc.

Preparación:

1.-Pelar las naranjas y cortarlas en rodajas. Cortar también el mango en trozos. Lavar el apio y cortarlo en trozos pequeños, tipo dado. Lo mismo con la zanahoria: pelar, lavar y cortar en trozos pequeños.

 2.- Meter todo en la batidora junto con un aguacate maduro y un centímetro (o más, para los más atrevidos) de jengibre y la leche. Mezclar todo hasta conseguir la consistencia deseada.

3.- Servir el smoothie con algunas semillas para impulsar más aún tu energía: chia, cáñamo, goji, etc. y decorar con las fresas laminadas.

 

Si te apetece que tu batido sea verde podríamos añadir también unas poquitas espinacas crudas o unas hojas de kale, así le daríamos un impulso de clorofila a nuestro desayuno (snack, o merienda; ¡una delicia en cualquier momento del día!)

Si te ha gustado y te animas a hacer este plato alguna vez, puedes colgarlo en Instagram etiquetándome: #analarriuthealthcoach. ¡Me encantará ver el resultado y saber si te ha gustado!

 

Alcachofas con Zumo de Naranja

Alcachofas con naranja 1.jpg

La base de la salud es cuidar nuestro cuerpo siempre con un estilo de vida saludable: una alimentación saludable, natural y libre de refinados, con deporte regular, con horas de descanso, rodeándote de gente que te quiera y te llene de energía, etc.

Así es que hoy, para seguir en esa línea de cuidarnos, he preparado un plato delicioso a base de alcachofas con zumo de naranja. Una delicia donde se combinan los beneficios de la naranja y su vitamina C y de las alcachofas. ¡Una bomba de salud!!!

En otoño y en invierno disfrutamos de una deliciosa hortaliza como la alcachofa que, además de estar deliciosas, son muy depurativas, y tienen muchas propiedades digestivas:

 

  • Tienen propiedades diuréticas, eliminan la retención de líquidos del cuerpo y eliminan toxinas. Ideal para problemas de gota, artritis, enfermedades hepáticas, problemas circulatorios y para reducir grasas.

  • Tratan enfermedades como el ácido úrico, el reuma y problemas de cálculos en la vesícula

  • Combaten el colesterol

  • Regulan el estreñimiento y las diarreas

  • Alivian la acidez de estómago

  • Ayudan a mejorar los problemas de tensión alta

  • Ayudan a controlar el apetito, gracias a sus fibras vegetales, ya que absorben el agua del estómago dando sensación de saciedad

  • Son ricas en vitaminas y minerales como: magnesio, potasio, sodio, hierro, vitamina A, vitaminas B, transforma el azúcar en energía…

Además, en esta receta contamos con los beneficios de la vitamina C, ideal para este periodo del año en el que estamos muy susceptibles de constiparnos. Así es que tenemos que nutrirnos bien para fortalecer nuestro sistema inmunológico.

Los frutos secos que incluye esta receta también nos proporcionan las grasas saludables necesarias para nuestro organismo.

 

Ingredientes

2 personas

 4 alcachofas limpias, sin hojas

Zumo de dos naranjas

Ralladura de la piel de dos naranjas

Aceite de oliva extra virgen

Pimienta negra recién molida

Sal no refinada

50 gr de avellanas o nueces troceadas

Un puñado de perejil fresco picado fino

 

Preparación

 1.- Lavar y limpiar las alcachofas quitándoles las hojas de fuera y cortándoles un tercio de la punta. Pela también el tallo y consérvalo, es una delicia y tiene muchas propiedades

2.- En una sartén, con un poco de fondo, echa un poco de aceite de oliva, pon las alcachofas a cocer con el zumo de las naranjas, la ralladura de piel, un poco de sal y de pimienta durante unos 15 minutos a fuego lento y tapado hasta que las alcachofas estén tiernas.

3.- Servir en un plato y echarle por encima las avellanas y nueces picadas y un poco de perejil

Alcachofas con naranja 2.jpg

Una receta muy depurativa y muy fácil de hacer. ¿Te animas a prepararla? Si te animas a hacerlo puedes colgarlo en Instagram etiquetándome: #analarriuthealthcoach. ¡Me encantará ver el resultado y saber si te ha gustado!

¡Espero que te guste tanto como a nosotros! ¡Disfruta!

 

¿Qué hacer con las hojas de alcachofa que hemos quitado al limpiarlas? Se puede hacer un caldo depurativo que podrás beberte o añadir a alguna crema.

Para hacer el caldo utiliza las hojas, una cebolla entera y una hoja de laurel. Déjalo cocer durante unos 25 minutos a fuego lento. Fíltralo y ¡tu caldo está listo!